SÉPTIMO VIERNES

En que pedimos al Espíritu Santo, nos conceda el Don del santo justo:

TEMOR DE DIOS

Hecho el Acto de contrición, y lo mismo que el primer día, hasta que se dice el siguiente.

Himno: Consuelo de afligidos Alivia nuestras penas Gobierna nuestras obras Y alumbra nuestras huellas Porque el último día De rigurosa cuenta Aquel Juez supremo Nos coloque a su diestra.

Antífona Ven, Espíritu Santo, y llena los pechos de tus fieles, y enciende el fuego de tu Amor en ellos, y danos el necesario Don del TEMOR DE DIOS.

V/ Envíanos, Señor tu Espíritu, para que nos criemos en tu Amor.

R/ Y darás nueva hermosura a nuestra.

ORACIÓN Divino Espíritu Santo, y eterno Don del Altísimo, pues sois Tercera Persona de la Trinidad beatísima, y una misma esencia con Padre e Hijo Omnipotente, nosotros os suplicamos humildemente por esta inefable excelencia nos comuniquéis vuestro amor que inflame nuestras almas en un santo justo TEMOR de DIOS, para con él perfeccionar nuestras obras en esta vida y disponernos para la visión clara de Vos mismo con el eterno Padre y su consustancial Hijo por todos lo siglos de los siglos. Amén.

Luego tendrá un rato de meditación, pidiendo al Espíritu Santo lo que desea conseguir: y acabará con el Alabado sea el Santísimo, un Padre nuestro, Ave  María y Gloria al Padre…

atras...